Estos jóvenes israelitas se niegan a prestar el servicio militar y se llaman a sí mismos “objetores de conciencia” (en Israel hay pena de cárcel por negarse a prestar servicio militar). Se niegan a ocupar Palestina y privarla de sus elementales derechos civiles.