En estos días se ha cumplido un año de la invasión israelí sobre la población palestina en Gaza, cuya consecuencia ha sido 1400 muertos, 347 de ellos niños, 5450 de heridos y la tercera parte de las viviendas e infraestructuras destruidas. El balance demuestra la magnitud de la masacre que continua a tal punto que un periódico español (Diagonal) en su edición de enero de 2010 titula “Gaza regresó a La Edad de Barro”.
Los médicos de Gaza y los informes de la ONU denuncian que casi la totalidad de la población infantil y parte de la adulta presentan trastornos psicológicos postraumáticos severos, mientras el bloqueo israelí de la Franja sigue imparable.
Es un aniversario más para el recuerdo de la infamia y de la impunidad. Es un aniversario del fracaso de la diplomacia y de la política internacional. Parece que los poderes fácticos no se sonrojan por no ser capaces de detener el atropello de los Derechos Humanos que se siguen perpetrando en Gaza y en la no resolución del conflicto palestino-israelí. La respuesta a los porque de esta situación la tendrán que dar quienes gobiernen en la zona, quienes dirigen a Europa, EEUU y la ONU.
¿Puede decirse algo diferente a un año de la invasión a Gaza? Realmente no.

La prensa internacional salvo honrosas excepciones ha recordado con escaso interés y con gran desánimo el drama palestino en este primer aniversario. Dista mucho del despliegue masivo que hicieron estos mismos medios cuando la guerra mostraba sangre, víctimas y terror. Como siempre ocurre, las consecuencias de la guerra, a pesar de la gravedad importan poco e interesan menos porque obviamente vende menos., Solo la muerte y los bombardeos vistos en directo por las televisiones del mundo, son mercancía util.

El mensaje subliminal de los poderes dominantes es muy claro, intentan transmitir que nos tenemos que acostumbrar a la injusticia y al horror como parte del paisaje de la zona. Hemos sostenido siempre desde esta Plataforma que para conseguir la Paz no solamente debemos luchar por la ausencia de violencia sino por la necesaria aplicación de la justicia, los derechos humanos y por lo tanto por el cumplimiento de las múltiples resoluciones de Naciones Unidas violadas sistemáticamente por parte de Israel.
2009 ha sido nuevamente un año perdido para la Paz por los siguientes motivos:

a) La suspensión de las negociaciones entre israelíes y palestinos.
b) La intransigencia y manipulación del gobierno israelí ante las exigencias de la comunidad internacional.
c) El fracaso de las negociaciones para llegar a la unidad palestina entre Hamas y Fatah a pesar de la mediación egipcia y europea, circunstancia aprovechada por Israel para argumentar que no hay con quien negociar.
d) La pasividad de la Comunidad Internacional frente a lo que sucede en los territorios ocupados, frente al bloqueo de la Franja y su responsabilidad de las condiciones infrahumanas en las que se encuentran la población de Gaza.

Sin embargo un leve destello de esperanza para la paz generó el discurso de Obama en El Cairo en marzo de 2009, pero que, en su práctica política diaria sobre el terreno no se ha traducido en hechos concretos.

La pasividad de su Administración en el conflicto se hace patente al entrar en el juego del Ejecutivo israelí, que consiste en continuar la colonización y ocupación de Cisjordania y Jerusalén Este con una política militarista y devastadora.

El triunfo de Netanyahu en las últimas elecciones israelíes y el nombramiento de Avigdor Liberman como Ministro de Asuntos Exteriores, muestra sin vergüenza alguna de sus posturas racistas frente a la población palestina y en particular con los palestinos israelíes radicalizando aún más el blindaje derechista y ultranacionalista de gran parte de la población de Israel.
La estrategia de Netanyahu como respuesta es la de intentar callar las voces críticas que provienen de la Administración Obama y de la UE, declarando al mundo que está de acuerdo con la propuesta de dos Estados, en realidad sus acciones no van encaminadas hacia ese objetivo sino todo lo contrario.

La moratoria prometida a EEUU con 10 meses de congelamiento de la construcción de miles de viviendas no se está cumpliendo, es más se han intensificando, lo que representa una nueva humillación a todo el pueblo palestino y un perjuicio para la población israelí, ya que la conduce a un callejón sin salida, es decir a la continuidad del enfrentamiento y al mejor argumento para que la mecha siga encendida.

La política que transmite Israel es que toda Palestina le pertenece y por lo tanto no hay cabida para un Estado palestino independiente aunque su ejecutivo declare estar muy interesado a sentarse a negociar con la ANP sin condiciones previas.

La presión de la Administración Obama y de la UE en 2009 no ha sido ni suficiente ni enérgica, dando la impresión de que la política norteamericana continuará de igual manera durante 2010 y la UE seguirá a remolque de ella.

Prueba de esta situación son las declaraciones que el pasado 7 de enero de 2010, Rahm Emanuel jefe de gabinete de la Casa Blanca, quien es un judío sionista, expresó al cónsul de Israel en Los Ángeles, Jacob Dayan, que en Estados Unidos están “hartos” de los israelíes y los palestinos. Emanuel advirtió a Dayan que si no se registran pronto avances en el proceso de Paz, EEUU dejará de implicarse en el Conflicto. Y esto es precisamente lo que quiere el Ejecutivo israelí, de manera que toda la Comunidad Internacional se canse del conflicto, que no presione más a Israel y que con el tiempo todo se vaya olvidando y por lo tanto siga el curso actual.

Como en tantas ocasiones anteriores se pretende que la masacre de Gaza, la continuidad de la ocupación y colonización de Cisjordania y Jerusalén Este pasen a formar parte de la historia olvidada de las injusticias cometidas en este conflicto, en vez de convertirse en acciones que los líderes políticos pueden tener a su alcance para impulsar un cambio real hacia la paz.
Cualquier conversación de paz entre palestinos e israelíes no se logrará sin que se detenga previamente la ocupación del territorio palestino y se imponga la congelación de toda construcción israelí según la ANP. Llama la atención la incoherencia y lo inaceptable de las declaraciones que la Secretaria de Estado, Hillary Clinton, llamando al diálogo a las partes “lo antes posible y sin condiciones previas” lo que provoca que el negociador palestino se pregunte: “¿Cómo vamos a negociar las fronteras del Estado palestino mientras las excavadores y las colonias siguen comiéndose la tierra en la que queremos construir dicho Estado?”.

La población palestina e israelí que luchan y quieren la paz esperan de la Comunidad Internacional hechos y no más discursos.
A pesar de todo, la presión internacional sobre Israel sigue creciendo en distintas áreas:

a) En el plano del derecho internacional la presentación del informe Goldstone sobre Gaza encomendado por la ONU y realizado por un juez sudafricano de origen judío quien condena a Israel y a Hamas por crímenes de guerra a propósito de la guerra de Gaza durante 24 días entre finales del 2008 y principios de 2009, es una evidencia de que la lucha contra la injusticia y el crimen todavía tiene sus defensores.
b) En el plano jurídico se multiplican las acciones contra la impunidad israelí el Reino Unido y otros países de Europa como Francia y España comienzan a ser destinos de alto riesgo e improbables para los responsables políticos y militares de la destrucción de Gaza, del Líbano y de otras injusticias de la ocupación. Prueba de ello ha sido recientemente la iniciativa de jueces en el Reino Unido de impedir que Tzipi Livni, Ministra de Asuntos Exteriores durante el gobierno de Ehud Olmert pisara suelo inglés dado que podría ser detenida y puesta a disposición judicial por su responsabilidad compartida con Barak y Olmert en la destrucción de Gaza, lo que provocó en Israel una sorpresa e incomprensión y la respuesta fue presión sobre el gobierno inglés para que se modificaran “estas leyes tan absurdas”.
c) La proposición bajo iniciativa de la presidencia de Suecia de proclamar a Jerusalén este como capital del futuro estado palestino es un síntoma de que hay nuevas iniciativas para la paz que se están moviendo en el seno de la UE.
d) La resistencia internacionalista contra la ocupación israelí crece y se intensifica jugando un papel muy importante la sociedad civil y las ONG quienes organizaron una caravana por la paz y lograron finalmente entrar en Gaza desafiando el bloqueo israelí y egipcio a pesar de las múltiples trabas que se le impusieron, haciéndola permanecer bloqueada en El Cairo durante varios días sin dejarla avanzar. El objetivo no solo era traer la ayuda y la solidaridad tarea fundamental sino intentar que Gaza no permanezca en el olvido.
e) La resistencia también continúa con la movilización pacífica palestina e israelí contra el desalojo por la fuerza de viviendas tanto en Jerusalén Este como en el resto de Cisjordania donde en 2009 se produjo la demolición de más de 150 viviendas.

Ante esta compleja situación de estancamiento y cerrazón el periodista israelí Gideon Levy afirmó en el Haaretz del día 10 de enero de 2010 que sólo lo psiquiatras pueden explicar el comportamiento de Israel y agrega: no una hay explicación racional a su forma de actuación, por lo tanto este comportamiento levanta ciertamente las siguientes sospechas de anormalidad psíquica : pérdida de contacto con la realidad, locura permanente o transitoria, paranoia, esquizofrenia y megalomanía, pérdida de memoria y de la capacidad de juicio. Es imperativo que la Comunidad Internacional observe y evalué estos comportamientos psicológicos de un gobierno que a su vez se refleja en gran parte de sus habitantes.

A la luz de esta situación de estancamiento cabe preguntarnos:

¿Presionará la Presidencia actual española de la UE con firmeza al Gobierno israelí para que se concrete el congelamiento de la construcción de viviendas en Cisjordania y Jerusalén Este?, ¿Si lo hace servirá para algo?

¿Actuará de forma enérgica para que este año se pueda concretar la creación de un Estado palestino o simplemente dejará las cosas como estan?
En caso que no se moviesen un ápice las posiciones israelíes actuales

¿A que estaría dispuesta la UE? ¿A revisar el status de Israel como miembro asociado de la UE?

Queremos imaginar que la UE no se va a callar y mirar para otro lado como se hizo en el Holocausto, porque ya sabemos las consecuencias. Los judíos intelectuales y no intelectuales, los israelíes y los de la diáspora saben lo que significa la complicidad del silencio. Son ellos los que también tienen que alzar su voz.

No podrá haber Paz si sigue la injusticia y persiste este Conflicto. ¿cuántos aniversarios más de la muerte soportaremos?.