La semana transcurrida ha puesto nuevamente en evidencia, el papel predominante que está jugando Arabia Saudí dentro mundo árabe y musulmán en la mediación en el conflicto Palestino-Israelí.
Parece que su hegemonía económica, su riqueza petrolera, así como ser el centro espiritual y religioso del mundo musulmán, influye considerablemente en su papel hegemónico, sin olvidar los vínculos y los intereses económicos y políticos que le unen con Occidente.

El rey Abdullah se reunió en Riad el pasado 03 Marzo con el Presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad quien declaró según la Agencia de Noticias Saudí , estar de acuerdo con el Plan Saudí de 2002 para la Paz , el cual plantea la negociación de Paz por Territorios y que consiste, en los aspectos centrales, en la retirada total del Ejercito israelí a las fronteras de 1967, el reconocimiento del Estado de Israel por todos los Estados Árabes, la capitalidad de Jerusalén Oeste para el futuro Estado Palestino, agregándose últimamente un punto clave que consiste en el retorno de los refugiados Palestinos.

Sin embargo la agencia de noticias Iraní (IRNA) desmintió esta información.

Es de destacar que el Rey Saudí le transmitió al líder Iraní que se abstenga de formular declaraciones o intervenir directamente en el conflicto Palestino-Israelí.

Otro de los puntos importantes acordados es que ambas partes van a hacer esfuerzos para que las comunidades Chiíes y Sunníes eviten enfrentamientos, tanto en el Líbano como en Irak.Veremos si de las palabras se pasa realmente a los hechos…

La Liga Árabe se reunirá a finales de marzo a fin de relanzar la iniciativa Saudí, lo que podrá implicar una gran presión diplomática al actual Gobierno de Israel.

La Ministra de Relaciones Exteriores de Israel, Tzipi Livni, ha cuestionado el plan Saudí, porque el punto adicional sobre el derecho de retorno de los refugiados Palestinos es innegociable.De cualquier forma es interesante resaltar que el periódico Israelí Haaretz el día 3 de Marzo plantea que Israel no debe rechazar la iniciativa Saudí.

En caso que hubiese un nuevo rechazo a dicha iniciativa, siendo esta la segunda vez que la propuesta es elevada como una alternativa de Paz, Israel nuevamente mostraría que no esta interesado en la Paz , aunque sus declaraciones digan lo contrario.

Si queremos llegar a la Paz y ello implica negociar, y negociar significa ceder por ambas partes, no se puede plantear ningún Plan de Paz que signifique imponer “mis designios por encima de los tuyos”.

La otra noticia destacada de la semana es la reunión sostenida el 4 de Marzo por Fatah y Hamas para la formación de un Gobierno de Unidad Palestino en el cual se propusieron 10 Ministros de Hamas y 8 Ministros de Fatah.

El portavoz de Haniye, Ghazi Hamad, ha declarado que “no ha habido diferencias en la reunión y ha habido varias cuestiones que han sido acordadas.

“La atmósfera ha sido muy esperanzadora”. A esto ha agregado que la cuestión sobre el candidato que encabezará la cartera de Interior no ha suscitado polémica entre los interlocutores.

Un sincero acuerdo entre las dos formaciones Palestinas posibilitaría la creación de un Gobierno legítimo que revindicara la realidad del pueblo Palestino.

La campaña realizada por la Autoridad Nacional Palestina en Europa sobre la importancia de la formación del Gobierno Palestino habría dado sus frutos, dado que a pesar de que la Unión Europea sigue considerando a Hamas como una organización terrorista, algunos países miembros permitirían el levantamiento del bloqueo o embargo, o simplemente transferirían ayuda concreta al futuro Gobierno Palestino a fin de paliar la crisis humanitaria que vive la población.

Frente a los movimientos diplomáticos y los encuentros para hallar un camino hacia la Paz , contrastan las últimas actuaciones del Estado de Israel, como son las nuevas colonizaciones en Palestina y la pasada incursión en Nablus como oportunamente ha recriminado a la Unión Europea Mahmud Abbas .