M
ohamed es profesor de literatura inglesa en uno de los institutos más progresistas de Palestina, del que también es director. Vive en un pueblecito con su esposa Samia y sus cinco hijos: Mariam (17 años), Yusef (14 años), Jamal (13 años), Karem (6 años) y Nadia (8 años). La familia vive en una casa aislada situada a medio camino entre un pueblo palestino y un asentamiento judío. La casa no tarda en convertirse en un punto estratégico. Los israelíes deciden confiscarla. A pesar de que la casa esté invadida por soldados israelíes, Mohamed rehúsa irse. Apoyándose en su profunda creencia en la no-violencia, decide que es posible convivir con los soldados. Éstos deciden dividir la casa en tres zonas. El salón (zona A), donde encerrarán a la familia cada noche hasta la mañana siguiente; la planta baja (zona B), en la que sólo pueden estar durante el día; y el piso de arriba (zona C), estrictamente reservado a los ocupantes. Esta nueva vida, impregnada de miedo, rompe la unidad de la familia. Cada miembro reacciona a su manera a la presencia de los soldados y a la decisión del padre.
Mariam es la única en apoyar a su padre. Pero no quiere quedarse en la casa por la misma razón que Mohamed. Cree que es la única forma de llevar a cabo una resistencia activa, incluso violenta si llegara el caso. Mariam, empujada por la curiosidad y su profundo deseo de rechazar al “invasor”, hará caso omiso de la prohibición y se colará en el piso de arriba. El comandante está a punto de sorprenderla, pero ella se esconde en un armario empotrado. Es el sitio perfecto para observar y espiar a los soldados. Pronto descubre que el enemigo es un ser humano y cotidiano. Jamal, el hermano de Mariam, en apariencia más fuerte, más independiente y más callado, nutre un secreto deseo de venganza. El tiempo da la razón a Mohamed. Su estrategia de resistencia pacífica da frutos y consigue normalizar la situación. Las tensiones del principio entre la familia y los soldados se disuelven. Sin nuevos estímulos, la espiral de violencia se convierte en un absurdo. Cuando todo parece haber regresado a la normalidad, un nuevo brote de violencia amenaza con destruir todo lo que se ha conseguido. (FILMAFFINITY)

Ópera prima de Saverio Costanzo, “Domicilio Privado” está basada en un hecho real del que el propio director fue testigo. Ganadora del Leopardo de Oro en el Festival Internacional de Locarno 2004, así como del premio al Mejor Actor (Mohammed Bakri). (FILMAFFINITY)

“Atractivo punto de partida (…) un filme tan vigoroso como sorprendente” (M. Torreiro: Diario El País)

“(…) pedrada envuelta en celuloide urgente. (…) Lástima que el desenlace sí palpe el baldosín falso de la ambigüedad dentro de un conjunto de alta precisión y presión” (Javier Cortijo: Diario ABC)

Año:2004, Italia. Dirección: Severino Constanzo.Guión: Severino Constanzo, Camilla constanzo, Alesio Cremonini, Sayed Qashua Producción: Mario Gianani.Música: AlterEgo Fotografía: Luigi Martinucci. Montaje: Franceca Galvelli.